A veces las comparaciones son odiosas. En otras ocasiones son inevitables. Ha llegado un nuevo videojuego a nuestros hogares y está pisando muy fuerte. Por si no lo conocéis, se llama Apex Legends. Es imposible no mirar de reojo a otro título cuando se juega a este juego. Es por eso que no se duda en afirmar lo siguiente: “Apex Legends es el nuevo Fortnite”.

Son comparables por muchas razones. La más destacada es el objetivo del jugador. El juego consiste en entrar en un espacio contra otros 99 jugadores. Solo puede quedar uno. Es decir, formato “battle royal”. ¿Les suena? ¿Verdad que sí? Pues no es casualidad. Electronic Arts (publisher del juego) ha observado el éxito de Epic Games con Fortnite y ha ido a por ellos. Lejos de buscar un fenómeno diferente, han apostado a la carta segura. Sacar el nuevo Fortnite.

Otro punto clave para explicar su ebullición es la facilidad de acceder al juego. Es un juego “free to play”. ¿Saben el otro gran juego “free to play” existente? Efectivamente, Fortnite. Apex Legends se basa en los dos ejes principales que han construido el éxito de Fortnite. Por eso, no es descabellado decir que Apex Legends es el nuevo Fortnite.

¡Un millón de juegadores en 8 horas!

Estas dos “coincidencias” son uno de los factores que explican el éxito de Apex Legends. Sin embargo, hay un hecho clave que ha provocado el impacto generado. Los influencers tienen la culpa. Electronic Arts supo trabajar bien el impacto ha crear con el juego. Invitó a varios de los mayores influencers del mundo a Los Ángeles. Todo preparado para que probasen Apex Legends. Les pidieron que subieran un “gameplay” a partir del día del lanzamiento. De repente, la bomba estalló. Cuando empezaron a promocionar el juego, la mecha prendió rápidamente. En 8 horas consiguieron un millón de jugadores. Fortnite tardó un día en alcanzar el millón de jugadores. Perdón por comparar. Es inevitable.

La locura de Apex Legends ha llegado ya a más de 10 millones de jugadores. Probablemente, esta cifra quede anticuada mientras escribo estas líneas. Los jugadores están cambiando Fortnite por Apex Legends. Será interesante ver la evolución. ¿Ha venido para quedarse o será una moda pasajera?

Uno de los factores que pueden dar respuesta a esa pregunta es la funcionalidad “ranked play”. A través de la misma, los jugadore de nivel similar se encuadran en las mismas partidas. Esta es una necesidad de los “gamers” que Epic no ha sabido satisfacer. Si Electronis Arts lo consigue, podemos tener nuevo rey de los videojuegos.